LA EQUINÁCEA es una planta herbácea que ha sido usada frecuentemente por los indios nativosamericanos, desde las hojas, raíces y flores para hacer cataplasmas, fomentos,enjuagues bucales y tés. Llegan a medir entre 1 y 2 metros de altura y son muy resistentes a diferentes temperaturas.

Esta planta colorida es muy común en América del Sur y África, además de crecer en toda la zona este de Norteamérica. Actualmente está siendo introducida a Europa.

Existe una gran variedad de esta especie, pero son tres las que específicamente poseen propiedades medicinales: la equinácea purpúrea (púrpura/rosa obscuro), equinácea pálida (rosa claro/blanca) y equinácea angustifolia (rosa).

Los herbolarios valoran la raíz deshidratada de la planta por su acción en contra de muchas enfermedades originadas por virus y bacterias, tales como resfriados, bronquitis, infecciones de oídos, influenza, cistitis, envenenamiento de la sangre, mononucléosis, infecciones de la vejiga; entre otras.

Pruebas de laboratorio han demostrado que

la equinácea actúa como antibiótico.

Fortalece las células blancas o leucocitos

del sistema inmune en la batalla contra

microorganismos insólitos.

Logra ser efectivo como medicamento tópico para eczema y otros problemas de la piel, como quemaduras, abscesos, picaduras de insectos, etc.

Los componentes de la equinácea responsables del efecto para fortalecer el sistema inmunológico son: los polisacáridos hidrosolubles, alkilamidas, ácidos fenólicos libres (cichórico) y esterificados, flavonoides y aceite esencial.

Se ha demostrado que esta planta estimula la producción de interferón, una proteína que nuestro organismo produce para neutralizar los virus.

También se ha comprobado en algunos  casos su eficacia en el tratamiento decáncer de colon o para prevenir el de pecho. Asimismo tiene propiedades antiinflamatorias, desinflama las fosas nasales y alivia el dolor que esta produce. La planta está disponible para usarse en té, capsulas, y tintura deshidratada.

En algunos casos se sugiere evitar el consumo en pacientes con enfermedades localizadas en el corazón y en el cerebro, por lo cual si se considera comenzar un tratamiento consumiendo productos elaborados con equinácea se sugiere la consulta previa con un especialista.

Si hay alguna enfermedad ya diagnosticada o alguna reacción alérgica se sugiere preguntar a su médico, sobre todo si ya existe alguna alergia en plantas; además, si está recibiendo terapia por cáncer o trasplante de órgano, no debe consumir la equinácea porque reduce el efecto de la terapia, o podría tener reacción con algún medicamento.

Es recomendable tomarla por un período corto de tiempo entre uno y dos meses y alternarlos con descansos.

 

Por: Gloria García
Correo: morado1320@hotmail.com