Dieta Cetogénica | Dieta Keto

 

La dieta cetogénica o dieta “Keto” está muy de moda últimamente, y el problema con el furor de las modas es que la mayoría de las personas suelen seguirlas estando muy mal informadas. Al llevarla de forma incorrecta, no ven resultados favorables o lo que es peor, empeoran su condición de salud.

Una dieta keto bien llevada puede brindarte enormes beneficios a tu salud, aquí te expongo algunos:

Beneficios de seguir una dieta cetogénica

Pérdida de grasa: Ayuda a regular el apetito y optimizará 
la quema de grasa como fuente de combustible. Uno de los mayores beneficios o atractivos de la dieta Keto es precisamente la pérdida de peso, principalmente grasa.

Salud cerebral: Cuando llevas una dieta Keto, forzamos a nuestro hígado a producir Cetonas (ketones en inglés). Este proceso donde nuestro hígado produce cetonas se le conoce como Cetosis. Las Cetonas son una fuente de energía que nuestro cuerpo y cerebro pueden usar como combustible.


Las Cetonas llevan mayor oxígeno y menos 
radicales libres al cerebro en comparación con la glucosa, por lo que llevar una dieta Keto mejora la función cognitiva.

Desempeño atlético:
Los atletas que siguen una dieta Keto queman grasa más eficientemente. Llevar una dieta baja en carbohidratos, alta en grasas con un alto consumo de vegetales, incrementa la rapidez en la recuperación después de hacer ejercicio y ofrece beneficios anabólicos.

Te protege contra enfermedades:
La dieta Keto en 
realidad no es nueva, aunque parezca. Ha sido parte del tratamiento para personas con epilepsia por casi cien años. Ahora se sabe que dado que los tumores se alimentan de glucosa, seguir una dieta baja en glucosa es un eficiente tratamiento en padecimientos como el cáncer. En pacientes con cáncer se recomienda llevar una dieta cetogénica antes de iniciar quimioterapia. Se ha observado que cuando el paciente lleva una dieta baja en  carbohidratos, antes de someterse a tratamiento de quimioterapia, se reducen significativamente los efectos secundarios derivados de la misma. 


¿Qué comer en una dieta cetogénica?
Grasas. 60%-70% (porcentajes pueden variar de persona a persona) de las calorías consumidas en una dieta cetogénica deben ser grasas.

Proteína (con moderación). Dependiendo del nivel de actividad física, los porcentajes de proteína pueden variar; pero un rango promedio sería entre un 25%-30% de tus calorías diarias.

 

La menor cantidad de carbohidratos. Disminuir el consumo de carbohidratos es clave para entrar en cetosis (proceso mediante el cual tu cuerpo utiliza cetonas como fuente de energía en lugar de glucosa) y perder peso. En algunos escenarios, se recomienda entre un 5% y 10% de la ingesta calórica (puede variar de persona a persona).

 

Errores Comunes:

Creer que más grasa es mejor. Aunque la dieta es alta en grasa, no toda la grasa debe venir de la comida, especialmente si quieres bajar de peso; deberás provocar que tu cuerpo use también la grasa almacenada como fuente de energía. La clave no está en comer más grasas, sino en reducir lo suficiente la ingesta de carbohidratos.

 

Consumir proteína en exceso. Este es el error más común que mucha gente comete. El exceso de proteína eleva la glucosa en sangre, por lo que dejas de estar en ese estado de cetosis que debe darse en una dieta
cetogénica.

Dejar de lado los vegetales. Mucha gente se centra en comer proteína y grasas, y se olvida de los vegetales. La fibra proveniente de los vegetales es importantísima para la salud de nuestra microbiota intestinal, por lo que eliminar su consumo es un grave error para nuestra salud digestiva. Además, una variedad de vegetales nos ofrecen una gama de vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para una buena salud.

Busca la guía de un experto en dietas bajas en carbohidratos para que logres tus objetivos y no te frustres.

 

Por: Ciria Adriana Velarde Ruiz
Coach en Nutrición certificada por el
Institute for 
Integrative Nutrition, New York

CiriaVelardeHealthCoach
CiriaHealthCoach
   ciria.velarde@gmail.com