He estado luchando con la idea de etiquetar a las personas y las dietas. Hay tantas etiquetas alrededor del mundo de la salud y el bienestar: paleo, sin gluten, crudo, Vegano, vegetariano, Keto, pegan (combinación de paleo y vegano).

Creo que las etiquetas pueden ser realmente útiles en ciertas circunstancias, especialmente para aquellos con alergias alimentarias y
para etiquetar elementos de menú en un restaurante o recetas en un blog.

Pero en general, no creo que sea necesario etiquetarte a ti o a tu dieta
para comer saludablemente, a veces puede sentirse demasiado dietista
para mí.

¿Hago Recetas Veganas? Sí. ¿Hago recetas sin gluten? Absolutamente.
¿Tengo recetas con carne? Sí. ¿Hago recetas paleo? Sí. ¿Comparto recetas
de postres? También.

Me doy cuenta de que si escojo una forma de comer y sólo publico ese estilo de receta en mi blog, ampliaría mi nicho de mercado y probablemente crecería más rápido. Pero no me gusta hacerlo porque honestamente no creo que un estilo alimenticio sea mejor que otro (aunque algunos son demasiado restrictivos), y mi enfoque es mostrar que no tienes que seguir
una dieta específica o tener una etiqueta específica para comer saludablemente.

Una alimentación saludable debe tratarse
de comer una dieta equilibrada, con una variedad de alimentos enteros, ricos en
nutrientes. Debería ser sobre sintonizar y comer lo que tu cuerpo anhela y lo que te
hace sentir bien.

Dicho todo esto, han habido periodos
de mi vida donde etiqueté mi dieta.
Me consideré crudovegana hace 7 años, y en ese momento eso fue genial. También corté el gluten durante dos años y en ese momento me consideré libre de gluten, que también funcionó.

Conforme pasaba el tiempo, y aunque me daba cuenta de que mi cuerpo
necesitaba diferentes alimentos, estaba tan preocupada por empezar a
comer carne/gluten de nuevo porque estaría “rompiendo mi etiqueta”, que
me definió durante mucho tiempo.

Me costó trabajo introducir esos alimentos, estaba tan preocupada
de lo que la gente pensaría: estaba comiendo como me había etiquetado
a mí misma en lugar de escuchar lo que mi cuerpo realmente necesitaba.

También sé que sólo porque una forma de comer funciona muy bien para alguien, no necesariamente significa que comer de esa manera será
mejor para mí o para cualquier otra persona.

Como Blogger en el mundo de la alimentación/salud/ bienestar, comprendo mi influencia y quiero que sepas que no tienes que comer exactamente como yo para estar saludable.

¡Experimenta y encuentra qué alimentos te hacen sentir lo mejor posible!

Hoy, como una dieta sana centrada en comida real, me siento atraída por opciones basadas en plantas y me siento mejor cuando como un montón de verduras. Como muchas ensaladas y soy consciente de llenar la mitad de
mi plato con verduras. Utilizo proteína en polvo a base de plantas porque eso es lo que se siente mejor para mí; pero también como huevos, yogur, pescado y carne magra.

Así está la cosa. No siento que sea necesario poner una etiqueta en la forma en cómo me alimento y no creo que tú debas sentirte presionado para hacerlo tampoco.

Consumo alimentos que disfruto, alimentos que me hacen sentir bien y a veces algunos que no se consideran “limpios” o “sanos”. Creo que eso es genial y parte de vivir una vida sana y equilibrada.

Por una alimentación sana… sin etiquetas.. Con salud y cariño.


Por: Vero Villalobos | Health Coach
Integrative Women’s Health Institute
www.verovillalobos.com
verohealthcoach